Aprende Notion Project Season Finale

Arcos argumentales, plot twists y "what now?" endings.

Hola! 👋 Soy Elena. Aprende Notion es una newsletter en la que cuento los avances del proyecto y lo que estoy aprendiendo por el camino, y en la que aprovecho para reflexionar sobre hábitos, productividad, aprendizaje continuo y más cosas que me pasen por la cabeza.


Buenos días de sábado en el que voy a empezar agradeciéndote, una vez más, que estés ahí. No importa si llevas desde el principio o sólo unas horas.

En esta newsletter hablaré sobre finales de temporada, esos puntos de inflexión en una narrativa que tienen como función atar los cabos sueltos que se han ido planteando a lo largo de la historia.

Es muy común que terminen en un último momento culminante (lo que se conoce como cliffhanger) que te deja pegado a la silla y con la imperiosa necesidad de seguir viendo para saber cómo acaba. Pero también existen finales más suaves, esos que cierran los frentes abiertos y pueden recurrir a diferentes recursos narrativos para establecer el tono de la siguiente temporada.

La newsletter que estás leyendo ahora mismo es el equivalente escrito a una season finale y, aunque no estaba planeado así, resulta que como toda buena season finale, tiene un momento inesperado que puede que establezca el tono de la siguiente temporada.


Antes de continuar, y por si no te interesa leer lo que viene a continuación (puedes saltarte todo esto hasta llegar al apartado en el que hago el update de rigor sobre Aprende Notion) un aviso para navegantes 👇

Voy a subir 10€ el precio del Notion Starter Pack. Estoy trabajando en mejorar algunas cosas y varias personas me han comentado que 25€ les parecía demasiado poco para todo lo que hay dentro (cosa con la que estoy de acuerdo), así que el día 25 de Diciembre a las 23:59 el pack subirá 10€ y se quedará con ese precio base.

Puedes comprar el pack por 25€ aquí

Junto con esta subida de precio, habrá una nueva "modalidad" disponible que será la de Pack + Consultoría, en la que por 80€ puedes comprar el pack y agendar una llamada de 45 minutos conmigo si necesitas ayuda para empezar a configurar tu espacio de trabajo, tienes dudas sobre cómo configurar las plantillas o cualquier otra necesidad que puedas tener.

En enero habrá otra subida de precio con la siguiente actualización así que si no llevas mucho por aquí, no sabes de lo que hablo o estabas dudando y ya te has decidido, el pack puedes comprarlo aquí por 25€ hasta el 25 de diciembre a las 23:59, cuando subirá a 35€. Fun fun fun.


Sigo.

Se acerca el fin de año y yo hace dos días vi, por primera vez, Madrid lleno de luces. Era lo que me hacía falta para infundirme un poco de espíritu navideño, que la verdad es que este año ya iba tardando. Y con el espíritu navideño kicking in, vienen también las inevitables reflexiones sobre el año. Si, este año también.

En realidad, creo que lo he comentado alguna vez, yo hago revisiones semanales, mensuales e incluso trimestrales. Es una práctica que implementé este mismo año y, a pesar de haber sido "este año", llegados a estas fechas, creo que es el sistema que mejor perspectiva me ha dado hasta ahora de todo lo que he hecho durante estos 352 días.

Durante meses he dedicado las revisiones semanales a hacer un repaso de mis proyectos activos, las revisiones mensuales a hacer un repaso de mis objetivos y comprobar que todo seguía más o menos dónde se suponía que tenía que estar y que esos proyectos que iban avanzando cada semana me estaban llevando de manera acertada hacia esos objetivos.

A la hora de acabar el año, siento que ya no tengo que hacer tanto esfuerzo como antes en echar la vista atrás porque lo he ido haciendo a pequeña escala durante todo este tiempo. Llegados a este punto, es momento de mirar de frente a los valores que han guiado esos objetivos, comprobar si siguen ahí o han cambiado, si siento que son los mismos o han aparecido otros en mi vida con mayor peso y por los que quiero guiarme en el futuro. Y una vez hechas esas preguntas, es sólo cuestión de mirar hacia adelante y seguir.

Pero antes de seguir, y ya casi en el tiempo de descuento, en medio de esa época en la que nos miramos a nosotros mismos y nos preguntamos si somos quienes deseamos ser y, si estamos haciendo lo posible para cambiarlo si no es así, yo no puedo dejar de darte las gracias por haber estado aquí en este año tan raro y acompañarme en estos últimos coletazos del mismo.

Esta va a ser la última newsletter de 2020. Podría seguir escribiendo ya que he cogido un buen hábito y me gusta eso de poder decir, por ejemplo, "50 ediciones sin fallar ni una" pero, sinceramente, ahora mismo me hace más ilusión parar durante un par de semanas porque creo que es mucho más "poético". Ahora entenderás por qué.

Hace unos días leía un artículo que reflexionaba sobre la idea de dividir las newsletters en temporadas, como las series.

Creo que es algo que tiene todo el sentido del mundo y que muchas personas hacen de manera natural cuando sienten que necesitan cogerse un descanso; suele coincidir con fechas "señaladas" como vacaciones, y entonces como que parece que tiene hasta más sentido llamarlo "final de temporada", pero en realidad puede hacerse en cualquier momento, tan frecuentemente como uno lo sienta o por los motivos que sean.

En el caso de esta newsletter, como te adelantaba, esta es su season finale. Porque es el final de una historia y el comienzo de otra.

Cuando yo veía series y las series se emitían por capítulos semanales (qué tiempos), solía haber un final de temporada en verano pero también un pequeño hiatus en invierno. Esto podría ser un hiatus ya que estamos en invierno y en realidad parece que es después de las vacaciones de verano cuando normalmente siempre tenemos la percepción de nuevo ciclo.

Pero en este caso esta temporada acaba aquí.

Todo está llegando ya a un fin de ciclo para mí, en muchos sentidos.

Hace dos semanas escasas, este proyecto cumplía 3 meses. Coincidía además con el final de un primer objetivo que me había puesto al iniciarlo, que era acercar Notion al mayor número de personas creando un curso desde 0 para que aprendieran a usarla y sacarle partido.

También en esas fechas aproximadas esta newsletter llegaba a los 1000 suscriptores, otro hito importante.

Yo cumplo años el 30 de diciembre, así que por estas fechas, de manera natural, siempre siento que se termina un ciclo y empieza uno nuevo.

Pero además, este miércoles 16 de diciembre me llegó un burofax al mail del trabajo en el que se me notificaba que habían decidido terminar mi contrato laboral.

Observándome ahora, sólo un par de días después, creo que mi subconsciente me había estado preparando para esto desde hace meses. Hasta el punto de que según pasan las horas, me voy sintiendo cada vez más ligera, como si poco a poco estuviera dejando caer un peso que no sabía que tenía.

Parece que todo lo que no ha pasado durante todo el año ha decidido pasar en las últimas semanas. Son muchos cambios, muchos turning points. Si tenía preguntas en la cabeza hace dos días, imagínate ahora. Si hace dos semanas sentía que se abrían nuevas puertas, ahora siento que directamente no hay puertas y que todo es diáfano, infinito. Y, aunque no lo siento como algo inabarcable, creo que la situación merece una reflexión profunda y parar.

Así que esta es la season finale de esta newsletter.

Pero para mí las buenas series eran las que se caracterizaban por, en cada nueva temporada, tocar un tema distinto. Explorar una nueva capa de la historia, un nuevo arco argumental.

Así que esta primera temporada acaba aquí, no sólo porque yo me vaya a coger un par de semanas de vacaciones para descansar y desconectar, sino porque de verdad siento que, cuando vuelva a tu pantalla, esta newsletter, este proyecto y todo lo relacionado con él, será distinto.

Las piezas del juego se han movido mucho y todavía no me he parado a reflexionar en las implicaciones, consecuencias o posibilidades nuevas que se abren, pero desde luego no son las mismas que antes. Son más, más amplias, más ambiciosas y, sinceramente, más ilusionantes si cabe.

Empecé 2020 con el objetivo principal de encontrar en mi vida un equilibrio y, sobre todo, ser feliz. Siendo consciente de que la felicidad no es el destino, sino el camino, yo en los últimos segundos de 2019 me propuse enamorarme de ese camino precisamente por ser camino.

Por esa naturaleza abierta, que te invita a caminar sin ver realmente el horizonte.

Mi camino desde entonces, como el de todos, ha estado lleno de sorpresas, baches, giros vertiginosos y también llanuras desesperantes. Pero ha sido inesperadamente gratificante.

No quiero caer en la expresión, manida ya, de "hacía falta una pandemia para..." pero es inevitablemente cierto que, si no paras, la vida te arrolla, y en mi caso parar ha sido el principio de otra cosa nueva, tanto en lo personal como en lo profesional. Y aunque hace tiempo que volví a emprender camino, ahora me encuentro con otra vía inesperada.

El caso es que, en algún momento entre esas uvas de 2019 y este miércoles 16 de diciembre, parece que yo conseguí enamorarme del camino y ahora lo veo con ojos expectantes.

Siento vértigo, claro, pero es un vértigo bueno. Sé que lo que venga a partir de ahora va a ser diferente pero he aprendido a disfrutar de esa incertidumbre y a aceptarla como compañera.

Sinceramente, no sé cual será la temática o arco argumental de la nueva temporada de este proyecto y esta newsletter cuando llegue, pero la oportunidad de plantarme ahora y tomar una decisión que suponga un cambio más, ahora mismo es demasiado jugosa como para dejarla pasar.

Puede que no sea instantáneo, lo más probable es que cuando vuelva en enero no encuentres grandes cambios, pero estas dos semanas me van a venir muy bien para maridar, pensar y jugar con las posibilidades en mi cabeza.

No tengo ni idea de qué va a pasar.

Y esa frase ahora mismo aplica a más aspectos de mi vida de los que pensaba hace 2 días.

No tengo ni idea de qué va a pasar, pero miro 2021 con ilusión. Igual que miraría al horizonte aunque no acabara el año.

Para mi enero no supone nada nuevo, nada cambia de un minuto a otro. Si quedaran 3 meses más de 2020 los seguiría mirando con los mismos ojos porque mis proyectos y objetivos no empiezan en enero, empiezan cuando yo lo decido.

Eso no hace que no esté disfrutando de la poesía de poder decir que, este año, parece que todo se alinea para que en enero todo vaya a ser nuevo. O, mejor aún, parece que todo se ha alineado para tener una season finale inolvidable.


El huequito de Aprende Notion

Aunque en las últimas ediciones parece que se han difuminado las secciones y la reflexión personal ha acabado permeando en la del proyecto y viceversa, veía necesario en este caso recuperar el formato porque todo lo de arriba repercutirá directamente en el proyecto de Aprende Notion.

Como decía, a este respecto sigo sin saber muy bien qué va a pasar, y esto no ha cambiado en los últimos días. Lo que está claro es que por el momento todo apunta a que, lo que empezó en septiembre como un side project, ahora mismo, por caprichos del destino, tiene pinta de que se vaya a convertir en main project durante un tiempo.

Sigo igual de ilusionada con esto y ahora tengo más tiempo para poder dedicárselo. También tengo que ir con cuidado porque no quiero que el hecho de que pueda dedicarle más tiempo lo acabe convirtiendo en algo que vea como una obligación y acabe quemándome (el burn out es algo que me da mucho respeto porque lo he vivido y no tengo ningún interés en que me vuelva a pasar), pero por otro lado creo que de aquí (no necesariamente de esto mismo, pero si de todo lo que esto ha podido generar y remover en mí) puede salir una posible opción de futuro profesional.

En el equilibrio, una vez más, estará la virtud.

La última vez que hablé de este proyecto en profundidad también prometí que te haría partícipe de cada paso del camino, y aquí estoy intentando hacer honor a ese compromiso. Entonces no sabía lo que se ahora, pero eso no cambia mi deseo de transparencia y de seguir compartiendo todo.

Digamos que, de un día para otro, todas esas ideas sobre cómo hacer crecer esto y cómo hacer crecer otras cosas salidas de aquí, ahora han avanzado de posición. Sigo invitándote a que recorras el camino conmigo si quieres. Aunque no sepamos qué va a pasar.

Por compartir un poco cosas que se me pasan por la cabeza ahora mismo, y aunque no forman parte de ningún plan aún, sino más bien una nubecilla de conceptos sin definir, aquí hay algunas cosas que quisiera hacer (o al menos en las que pensar) a partir de hora, sin ningún tipo de orden:

  • Videos con otras personas que compartan como usan ellos la herramienta.

  • Cursos monográficos de temas concretos.

  • Más productos dentro de Notion como el Starter Pack pero enfocados en otras temáticas.

  • Abrir opciones de consultoría personal y para equipos, ya que es algo por lo que la gente me ha ido preguntando a lo largo de este tiempo y yo realmente no era capaz de abarcar teniendo un trabajo a tiempo completo.

Y mil cosas más que no voy ni a poner por escrito porque si hay algo que he aprendido este año es a no dar nunca nada por sentado. Creo que los puntos de arriba pueden ser una buena guía para empezar a trazar ese camino, aunque sé desde ahora que no será recto y estará lleno de bifurcaciones porque la vida es eso. Y yo estoy deseando encontrarlas.

Special thanks to:

Qué seria de un final (aunque sea sólo temporal) sin sus buenos créditos y lista de agradecimientos.

No usaré este espacio para hacer repaso de mi año ni hacer la típica lista de objetivos. Primero porque no funciono por objetivos anuales y el repaso de este año está aún sin perfilar. A lo mejor en enero vuelvo y te cuento cómo lo he hecho, al estilo de esas series que empezaban su segunda temporada con un flashback de lo que había pasado en el periodo entre ambas, pero no ahora.

El segundo motivo es que esta newsletter, aunque no lo parezca, sólo han supuesto 3 meses y medio de 12. Por muy importantes que hayan sido, no son suficientes como para poder resumir un año entero en ellos.

Pero si quiero aprovechar este pequeño momento de créditos para agradecer, tan personalmente como el canal me lo permite, a las personas que he conocido en estos últimos meses a raíz de esto y con las que, de alguna manera u otra, he tenido oportunidad de hablar.

Quiero respetar al máximo su privacidad así que sólo pondré sus nombres, sin apellidos. Esto provocará que haya (bastantes) nombres repetidos. Supongo que todos sabrán quienes son ya que en algún momento de estos 3 meses se han tomado el tiempo de mandarme un email, dejarme un comentario en un video, una respuesta a una newsletter, un mensaje en twitter o feedback en un formulario.

Gracias a Carlos, Javier, Sergio, Patricia, Mariona, Ángela, Jose Manuel, Víctor, Diego, Jordi, Juan, Miguel, Javier, Jose, Sandra, Ana, Juan Antonio, Alba, Juanjo, Antonio, Javier, Carl, Jose, Lidón, Rafa, Juanjo, Leo, Althea, Adrian, Manuel Miguel, Adrià, Almudena, Luis, Mon, Luis Miguel, Rafael, Vicente, Dani, Pablo, Isra, David, Inma, Luis, Samuel, Íñigo, Raquel, Jordi, Bea, Omar, Víctor, Carlos, Natalia, Daniel, Nuria, Carmela, Lina, Raúl, Salomón, Esteban, Guido, Jose Ángel, Arturo, Belén, Marco, Fernando, Juriko, Jose, Nelson, Arnaldo, Joaquín, Jorge, Ana, Franco, Toni, Aldo, Josep, David, Gemma, Thamara, Francisco, Juanma, Daniel, Loly, Jan, Jorge, Juancar, Alberto, Carlos, Amit, Marta, Pat, Mònica, Lina, Alfonso, Jose, Jorge, Jesús, Camille, José, Michael, Felix, Lara, Claudia y, aunque estoy 100% segura de que me dejo a muchísimas personas, gracias de verdad a todas las que habéis estado al otro lado.

Gracias también a las personas que han puesto su confianza en mi comprando el Notion Starter Pack, espero que os esté siendo útil y que todo el contenido en él os haya podido a ayudar a organizaros algo mejor en Notion o, simplemente, os hayáis entretenido leyéndolo 😊

Gracias a Bosco Soler y María Sajim por proponerme dar una charla (de casi dos horazas) en SinOficina y, sobre todo, por montar la locura que está siendo Adopta mi Mente y darme la oportunidad de poder ceder parte de mi tiempo para que el dinero vaya a las personas que más lo necesitan. Ha sido increíble y me he sentido honradísima. Gracias por ser tan cracks.

Por último, durante estos meses he tenido la oportunidad, por primera vez en mi vida, de hablar en un podcast, un formato que me encanta y que nunca pensé que podría ver "desde dentro".

Infinitas gracias a las personas que en un acto de locura quisieron invitarme a su proyecto para tenerme ahí contando mi vida. Ha sido un placer en todos los casos y estoy deseando hacer más.

  • Marina Miller, que no sólo consideró que lo que tenía que contar era lo suficientemente interesante como para tenerme en su podcast, sino que además me regaló una hora de su tiempo antes y me hizo plantearme cuestiones que no se me habían ni pasado por la cabeza y a las que sigo dando vueltas a día de hoy.

  • Nacho Martín y Darío Benítez, los papás de Minimalizados, un podcast que habla de temas super interesantes vistos a través de un filtro muy especial y que no puedo dejar de recomendar porque es una vedadera alegría escuchar cada semana.

  • Juan Rodríguez Talavera, ex-compañero service designer que me concedió el honor de ser una de las primeras invitadas a su podcast, Rodobo, en el que hablamos sobre productividad, maneras de organizarnos el tiempo y le hicimos un poco la ola a Notion totalmente de gratis.

  • Víctor Arévalo, que es un entrevistador maravilloso, tuvo la capacidad de tenerme hablando durante casi una hora en su podcast haciéndome sólo algunas preguntas. No os perdáis su proyecto de Makers Online porque es una persona increíblemente generosa que hace totalmente protagonistas a sus entrevistados. Y tiene ya unas cuantos programas con verdaderos cracks (no como yo) de los que se aprende mogollón.

Y gracias a ti por seguir aquí, después de estos meses si llevas tanto, después de esta edición si es que acabas de llegar y la has leído entera.

La newsletter se queda descansando y asimilando estos últimos meses, al igual que yo en menor medida, pero seguiré disponible en twitter y en mi mail por si quieres hablar, preguntar, comentar o proponerme algo. I'm a free bird now, baby 😉

Pasa unos días muy felices, sé responsable, disfruta y descansa.

Y, si esto te ha gustado hasta ahora, no hace falta que hagas más que seguir ahí porque estaré de vuelta en un par de semanas 🙂

Hasta entonces espero que sigas aprendiendo!

Tiempo en escribir esta newsletter: 4 horas.
Foto de cabecera: Davide Ragusa


🥰 ¡Gracias!

Muchas gracias por leer hasta aquí. Si te apetece hablar, mándame un mail o conéctame por twitter. Y, si crees que este contenido puede interesar a alguien, te dejo un botón para que lo compartas :)