Enredaderas de pensamiento (I): Corrientes, jardines y otras metáforas

La web como medio de auto-expresión o como herramienta de pensamiento.

Hola, soy Elena Madrigal, una persona a la que le gusta hacerse preguntas. Estás leyendo MakinProcess, una carta semanal en la que comparto reflexiones sobre el camino hacia pensar, crear y vivir mejor.


La semana pasada, el mismo día que yo anunciaba que la newsletter de hoy trataría sobre jardines digitales y crear estructuras de conocimiento con backlinks, Samuel Gil hablaba en su newsletter de Roam Research y como esta herramienta nos ayuda a "cultivar pensamientos como buenos jardineros".

Y es que últimamente, posiblemente a raíz del propio Roam, que ha sido en parte el mayor responsable de que los enlaces bidireccionales se pusieran de moda (como ya hablé en su día aquí), se está hablando mucho de la idea de los jardines digitales como metáforas de las estructuras de pensamiento interconectado.

Pero, ¿qué es exactamente un jardín digital y cómo podemos construir uno?

El origen del concepto de "Jardín Digital" o de la idea de ver la web como un Jardín podría remontarse a la charla de Mike Caufield The Garden and the Stream: A Technopastoral, en la que hablaba de dos maneras de interactuar con la web, la web como un jardín o como una corriente.

En el modelo de la web como un jardín se piensa en la web como un espacio en el que los elementos se entrelazan entre si, se colocan y recolocan de diferentes maneras y no son dependientes de una sola relación ni forman parte de ninguna secuencia determinada. Es, en realidad, el concepto de la web como Ted Nelson (el autor del término "hipertexto") la visualizó originalmente en su proyecto Xanadú. En este sistema, cada frase, bloque o página formaría parte de una inmensa red enlazada bidireccionalmente.

Se asocia a la idea de jardín porque cada paseo, cada nuevo párrafo o nota añadida, crea a su vez nuevos caminos, nuevos significados, nuevas perspectivas. E igual que al sembrar en un jardín no sabemos qué se originará ni en qué forma, al añadir notas o páginas a este jardín digital estaremos creando nuevas conexiones con resultados imprevistos.

Como en un jardín, podemos pasear y crear nuevas notas a placer y ver como esas notas añadidas se relacionan entre ellas de una manera no dependiente del tiempo o del contexto. A veces serán contradictorias, pero con el tiempo se generarán nuevos insights, permitiendo que el conjunto crezca y se convierta en algo más grande, con más de una sola narrativa o significado.

La web como una corriente

En contraposición a la idea de la web como un jardín, en el que paseamos admirando esta red de pensamientos interconectados de maneras caprichosas, tenemos la web como una corriente.

No experimentamos la Corriente paseando entre ella de manera casual, sino que saltamos directamente al centro de la misma y sentimos como su fuerza nos golpea mientras a nuestro alrededor vemos como lo arrastra todo a su paso. Este concepto de corriente, de información colapsada en una sola linea temporal de eventos, lo encontramos en el diseño de los buzones de entrada de nuestros correos, en los tweets y retweets sucediéndose sin parar en nuestros timeline, en los posts de Facebook apilándose uno sobre otro o en las notificaciones de la pantalla de nuestros móviles. En vez de tener múltiples senderos que explorar, como en un jardín, la Corriente nos presenta un único camino ordenado y con nuestra experiencia (sólo nuestra experiencia) en el centro de todo. Un camino construido a nuestra medida sin tener en cuenta otros caminos, comprimido en una simple linea temporal recta de eventos que forman una narrativa única, la nuestra.

Si el Jardín era integrador, iterativo y desordenado, la Corriente es autoafirmante, persuasiva y personalizada. Si en el Jardín poníamos ideas como semillas y dejábamos que estas crecieran solas, sin hacer juicios o sin que nos importara si eran o no contradictorias, dejando al azar la combinación entre ellas y viendo cosas diferentes en estas combinaciones cada vez; en la Corriente cogemos hechos, los ponemos unos encima de otros como ladrillos, inamovibles, y recapitulamos en vez de iterar. Construímos estructuras sólidas en vez de plantar.

Nuestros perfiles de Facebook o de Twitter se han convertido en representaciones de nosotros mismos, visualizadas en una corriente cronológicamente inversa. Y las páginas de nuestros amigos y conocidos se agregan a este feed serializado y ordenado de manera que la Corriente se convierte en todo nuestro contexto.

La web como medio de auto-expresión o como herramienta de pensamiento

A pesar de que ambos conceptos son opuestos, uno no es mejor que el otro. La Corriente, la web como medio de autoexpresión, es maravillosa; cómo ha evolucionado hasta lo que es ahora es digno de admiración. El espacio para la creatividad, para la experimentación sin límite que nos ofrece la web y este modelo es algo a lo que estar agradecido siempre. Pero hemos llegado al punto en el que es necesario plantearse un cambio de modelo a la hora de crear contenido. Caufield habla de que nuestra supervivivencia como especie depende de "superar la hiperpalatabilidad de la web como una conversación y explorar algo más eterno, integrador, iterativo, menos personal y autoafirmante, más solitario y a la vez más conectado".

Por seguir con la analogía de la comida, es cuestión de cambiar nuestra dieta de información (hasta ahora dominada por el equivalente a "ultraprocesado" o "comida basura") y empezar a basar nuestra dieta en ingredientes más nutritivos, a ingerirlos de manera más pausada, siendo más consciente de lo que introducimos en nuestro cuerpo (o en nuestra cabeza). Intentar salir del modo dominante de interacción con la información de la Corriente y buscar la discusión razonada, la contraposición de argumentos desde el respeto, buscar aprender y desarrollar nuevas ideas de manera reposada y encontrar soluciones a problemas complejos dedicando a estos el tiempo necesario; huir, aunque sea temporalmente, de las soluciones rápidas y momentáneas para intentar cultivar algo más profundo, más intrincado y complejo, como un Jardín. Un jardín compuesto por diferentes experiencias, por ideas procedentes de diversas fuentes, en ocasiones contradictorias, pero que juntas forman un modelo mucho más parecido a la vida real.

Este modelo de web, el de la web como un espacio compuesto por ideas integradas unas con otras que evolucionan, que se entrelazan entre sí y crean distintos significados, es en esencia lo que se llama Jardín Digital, y puede ser recreado con herramientas que tenemos a nuestra disposición hoy en día.

Pero esto lo veremos la semana que viene, en la que también hablaremos de las hojas que componen estos jardines digitales, y cómo podemos "podarlas" y "cultivarlas" de la mejor manera para que florezcan.

Espero que hasta aquí te haya interesado todo esto y que me acompañéis la semana que viene en este pequeño repaso a las estructuras de conocimiento y aprendizaje en red.


Novedades de Aprende Notion

Si sigues el proyecto y llevas los videos al día (y, si no, no pasa absolutamente nada, faltaría más! ya sabes que esos videos van a estar siempre a tu disposición para que los veas cuando mejor te venga a ti) te habrás dado cuenta de que esta semana ha marcado un hito importante. Al menos para mi, y es que esta semana he lanzado 4 videos (vamos, que me he ganado el fin de semana) cubriendo dos conceptos que creo que son claves para empezar a construir sistemas complejos en Notion.

La propiedad de Relation, para relacionar bases de datos distintas, y la propiedad Rollup, para poder acceder a diferentes datos de esas bases de datos relacionadas y operar con ellos.

Son conceptos bastante sencillos de entender pero aplicarlos va a tener un enorme impacto en cómo empezáis a montaros vuestras propias estructuras en Notion y cómo podéis realmente sacarle partido a la aplicación, así que me hace mucha ilusión haber llegado hasta aquí y pensar que con esos videos podréis empezar a realmente hacer cosas chulas con ella.

En los próximos días, por daros alguna idea más, subiré un par de videos explicando casos de uso concretos que podemos recrear con estas propiedades y posteriormente continuaremos construyendo nuestra guía de viajes, esta vez en condiciones ya que aplicaremos estos nuevos aprendizajes para interconectar bien las bases de datos y empezar a ver cómo se mueve la información ante nuestros ojos (oh, la magia de Notion!)

Muchas gracias a todos los que, semana a semana, sacáis un ratito de vuestro tiempo para venir a contarme como estáis usando la aplicación o simplemente expandir la conversación. Sabéis que podéis seguir haciéndolo en twitter o por mail y que estoy encantada de contestaros y debatir sobre lo que sea.

Espero que paséis una buena semana, que aprendáis algo nuevo cada día y que esta newsletter os haya hecho pensar. Un abrazo y hasta la semana que viene!


🥰 ¡Gracias!

Muchas gracias por leer hasta aquí. Si te apetece hablar, mándame un mail o conéctame por twitter. Y, si crees que este contenido puede interesar a alguien, te dejo un botón para que lo compartas :)

Share