MakinProcess

No definitiva declaración de intenciones

Me hace mucha ilusión darte la bienvenida a la primera edición de MakinProcess, antes AprendeNotion. Un lugar en el que me gustaría poder seguir reflexionando y compartiendo ideas sobre el proceso de hacer, de crear algo. Qué podemos hacer para pensar mejor, trabajar mejor y, de esa manera —sobre todo— vivir mejor.

Esta edición no será muy larga, sólo una breve declaración de intenciones para inaugurar esta nueva etapa y dejar que sigas disfrutando del puente.


¿Por qué MakinProcess?

El nombre, aunque no es lo más importante, recoge la suma de dos ideas que suelen rondarme la cabeza. El concepto de crear y el proceso que eso conlleva. La tensión entre una y otra pero, sobre todo, el lugar en el que se encuentran. El IN. La promesa de constante movimiento, constante cambio, sin un final definido.

Porque crear es abrir camino. Abrimos camino para nosotras pero también para los que vendrán detrás, y sólo caminando aprendemos, sólo recorriéndolo crecemos.

A la vez, para crecer hay que abrazar la idea del cambio, de que no hay nada fijado en piedra y todo es susceptible de evolucionar. Somos work in progress, un libro que se escribe a cada paso que damos, un lienzo en el que vamos pintando cada día.

¿Qué es MakinProcess?

Con esta idea de no querer llegar a ningún sitio, de no tener más objetivo que el de hacer y caminar, me gustaría seguir reflexionando sobre ese proceso. Sobre cómo pensamos, cómo creamos y cómo navegamos buscando el equilibrio entre la magia de producir algo de la nada y compartirlo con el mundo; y el trabajo y la gestión emocional que eso conlleva.

En ese espectro, un infinito de posibilidades por explorar. Reflexiones sobre el papel y la responsabilidad de los creadores en esta nueva economía, cómo crear entornos que nos permitan llevar nuestras ideas a la práctica sin perdernos a nosotras mismas por el camino. Esto incluye diseñar sistemas para gestionar mejor nuestro conocimiento o nuestra vida y, sobre todo, mucha experimentación.

Experimentación en la forma de trabajar, en la forma en la que podemos usar los hábitos para moldear nuestra propia identidad, usar herramientas para pensar mejor o buscar nuevos campos de actuación, nuevos terrenos de juego y nuevos compañeros de viaje.

También experimentación en el formato de esta newsletter y en el formato en el que la escriba. Si todo está en un proceso constante de transformación, de mejora a través del crecimiento y el aprendizaje, inevitablemente este será el cuaderno de bitácora de esos experimentos. Y en eso consiste también la promesa.

En que esto sea en ocasiones el medio en el que queden plasmados esos pasos, que cada semana sea el testigo que recoja el resultado de una nueva práctica, una nueva idea, un nuevo descubrimiento o una invitación a una reflexión colectiva.

Esta newsletter nació para compartir un proceso y ahora lleva ese propósito en el nombre.

In process. No como algo sin terminar, sino como algo en constante evolución. Una pregunta infinita, una invitación al viaje.

Gracias por seguir aquí y ser parte del proceso.

Un abrazo,

Elena.


Tiempo en escribir esta newsletter: 3 horas.
Foto de cabecera: Katie Moum