Castillos de Arena en Internet 🍂

Sofistas twitteando, cómo funciona una cámara y por qué ser vulnerables nos hizo evolucionar.

👋 Hola!

Muchísimas gracias por el feedback a la última edición, de corazón. Soy consciente de lo valioso que es el tiempo, cada vez más, así que aprecio de verdad que haya personas que decidan dedicar unos minutos a dar su opinión a otra sobre algo, más aún cuando se hace con cariño porque entonces, además de útil, es bonito. Gracias ❤️

Sobra decir que todo lo que me habéis dicho está a buen recaudo apuntado y que, por supuesto, seréis los primeros en enteraros cuando, el día menos pensado, aparezca ese podcast 😉


Castillos de Arena en Internet

Llevo unos días reflexionando sobre las relaciones que se crean entre personas e interfaces, y cómo hemos llegado al punto en el que algunos de los rituales asociados únicamente al mundo físico ahora encuentran similitud en el mundo digital.

Hace dos o tres días Notion sorprendía al mundo cambiando, sin avisar absolutamente a nadie, los colores de su interfaz para hacerlos, supuestamente, más accesibles. Más allá de gustos personales, lo interesante de este cambio para mí han sido dos cosas:

  1. Que muchísima gente ni siquiera notó el cambio.

  2. La reacción visceral que provocó en aquellos que si lo notamos.

Me aventuro a afirmar que las personas que no lo notaron no pasan mucho tiempo dentro de la aplicación o no han diseñado sus espacios de trabajo alrededor del color, pero en el caso de aquellas que si, el cambio nos dejó con una extraña sensación de pérdida y confusión, como si hubiéramos pasado mucho tiempo cuidando de un jardín y alguien hubiera pisoteado las flores.

Creo que es bastante representativo de como algunas herramientas han pasado a ser una parte tan importante de nuestra vida y nuestro trabajo; nos vinculamos emocionalmente a ellas, disfrutamos interactuando con ellas, trabajando dentro, construyendo mundos en ellas e infundiéndolas de nuestra personalidad en el proceso.

Que una marca de software consiga crear esa relación de pertenencia entre el usuario y la interfaz de su producto tiene un gran mérito, y en parte creo que todo esto es sólo el principio de una nueva ola en el diseño de software hacia una tendencia en la que las aplicaciones, igual que ya hacen las marcas, busquen diferenciarse unas de otras y empiecen a modelar su diseño para apelar más a un tipo de personalidad concreto, a un público específico.

Puede que haya llegado el principio del fin de un mismo estilo de diseño en todas las herramientas y empecemos a ver más esfuerzos por parte de la industria tecnológica de diseñar sus aplicaciones dirigiéndose a la personalidad de sus usuarios, a que sientan que de alguna manera el producto encaja con su identidad y su manera de trabajar o de pensar.

Por otro lado, en el caso de esas herramientas donde ya puede empezar a verse esta tendencia (y Notion creo que es un claro ejemplo) es inevitable pensar lo mucho que hemos convertido el software y las plataformas con las que interactuamos día a día en una extensión de nosotros mismos.

Nos pasamos horas interactuando con estas aplicaciones, usándolas para distintas cosas y haciéndolas, en parte, nuestras. Y de repente un día, sin previo aviso, ese espacio íntimo que se ha creado entre tú y ella cambia. Los colores no son los mismos, los botones han cambiado de sitio, algo ha interrumpido esa complicidad entre la aplicación y tú. Te das cuenta de que ese universo que has ido creando en ella no es del todo tuyo, que en el mundo digital todo es efímero.

Creo que a todos nos ha pasado alguna vez que un cambio en el diseño de una interfaz o un error en la conexión a internet nos ha hecho ver la tramoya de las plataformas en las que pasamos gran parte de nuestra vida. No pasa muy a menudo pero, cuando ocurre, es como un momento de extraña lucidez en el que detectamos una grieta en el mundo, en esa realidad artificial que hemos ido creando a nuestro alrededor. Tan perfectamente diseñada a veces a nuestra medida que la sentimos como una extensión de nuestro cerebro, con todas las implicaciones que conlleva cuando ese reflejo de nosotros mismos cambia y de repente sentimos un pequeño temblor en los cimientos de la realidad.

Share


🧠 Para pensar

❒ ¿Y si Platón hubiera tenido Twitter?

Hace pocas semanas reflexionaba sobre como, según nos vamos adentrando más una realidad en la que el individuo es la identidad financiera básica (una persona con una audiencia en internet puede tener ahora más poder que cualquier gran corporación), el propio ecosistema nos puede hacer sentir atrapados en una dinámica en la que olvidamos quiénes somos para convertirnos en aquello que el "mercado" requiere de nosotros, transformando nuestros mensajes e incluso nuestras ideas para que se adapten a lo que creemos que va a interesar más al público.

Este artículo reflexiona sobre cómo los filósofos, en su día, también se vieron obligados a desarrollar su perfil público para hacerse a si mismos más memorables, lo que sería el equivalente clásico de intentar satisfacer al algoritmo. Trabajando en su habilidad como artistas o entretenedores de masas, lo que conseguían era no sólo depender de lo que ellos mismos creaban, sino también del trabajo que hiciera su audiencia por detrás de diseminar sus ideas a través de otros canales, igual que hizo Platón al poner por escrito los discursos de Sócrates.

Es posible que, en la era de las redes sociales, estemos llegando a un estado en el que la sabiduría de alguien dependa no tanto de la calidad de sus pensamientos sino de cómo es capaz de transmitirlos de la manera más eficiente para ayudar a su viralidad.

❒ Evolucionar gracias a la vulnerabilidad

When I first sit with a batch of fossils, I think of them as individuals. I think, ‘Hey, a million years from now, if I’m lucky enough to be a fossil, and there’s some paleontologist standing over me, I hope they take a moment to think about me as an individual, and apply everything that they can possibly think of scientifically to squeeze information out of my bones, to retell the story of what my life was like.

Jeremy DeSilva es un paleo-antropólogo que, además de tener una perspectiva preciosa de su trabajo, en esta entrevista desmonta algunos de los mitos más extendidos sobre por qué los homínidos evolucionamos como especies y desde qué posición (literalmente). La narrativa hasta ahora coincidía en que el hecho de caminar sobre dos piernas, y por lo tanto ser capaces de mirar más alto o sostener armas o herramientas, fue decisivo a la hora de evolucionar como especies porque fue lo que nos permitió empezar a usar las manos para cocinar los alimentos, desarrollar la agricultura, etc.

Pero solemos dejar fuera la parte más humana y es, precisamente, que el hecho de caminar sobre sólo dos piernas en realidad nos convertía en seres vulnerables respecto a aquellos con los que convivíamos. Corríamos muchísimo más lentos que cualquier animal y, el hecho de tener que usar las manos para sostener objetos (o incluso bebés) nos impedía subir a los árboles con la facilidad con la que lo hacían los primates.

La conclusión de esta vulnerabilidad fue la cooperación; el ayudarnos entre nosotros, cuidarnos y confiar los unos en los otros (hasta el punto de ser la única especie que cuenta con la asistencia de otro ser humano durante el parto) fue lo que impidió que nos extinguiéramos y, a la vez, nos permitió prosperar en unas circunstancias por lo demás totalmente adversas.


🌈 Para crear

✰ Feeds Mage

El nuevo experimento de los creadores de Mailbrew y Typefully, gente que está aprovechando los gaps de Twitter al máximo y creando productos muy redondos a su alrededor (además de estéticamente preciosos 🤩).
Feeds Mage busca, de entre todas las personas a las que sigues en Twitter, enlaces a sus blogs o newsletters y te permite seguirles directamente desde su interfaz. Lo hace a través de Mailbrew —una de las próximas herramientas de las que hablaré pronto porque quiero empezar a usarla bien en mi plan de pasar menos tiempo en redes sociales y más tiempo interactuando con contenido long-form— por lo que además te permite elegir a qué hora del día quieres recibir las actualizaciones de tus suscripciones.

✰ Confidence is Overrated

Decía un conocido gurú que en el corazón de cualquier práctica creativa está la confianza; la dificultad de confiar en nosotros mismos, en lo especiales y únicos que somos.
En este video, Debbie Millman recuerda que la confianza sólo se construye a base de repetir muchas veces algo hasta que se nos da bien, por lo que en el corazón de la creatividad en realidad está el coraje; la valentía que supone hacer algo sin saber si vamos a tener éxito. Es más importante dar el primer paso, demostrarnos a nosotras mismas que somos capaces de hacerlo. La experiencia y la maestría llegarán con la repetición día tras día y, entonces sí, se desarrollará la confianza.

✰ 60 ideas para crecer

Si un negocio es como un coche de carreras, depende de 4 componentes para ayudarle a correr más rápido: el motor, el lubricante, la gasolina y, para darle un empujón extra, los acelerones de velocidad; eventos que aseguran un crecimiento rápido y efectivo, pero corto en el tiempo.
En la newsletter de Lenny comparten 7 estrategias de este último tipo (crear un video viral, organizar una experiencia offline o lanzar un mini-producto) con ejemplos de empresas que lo han hecho y cómo les ha funcionado. En total, 60 ideas para darle un acelerón a tu producto.


🐇 Para perderse

❍ Cameras and lenses

El post definitivo que explica cómo funciona una cámara por dentro, desde los primeros principios y con ayuda de gráficos interactivos que acompañan en cada uno de los pasos. Una joya para entender de una vez por todas conceptos como la profundidad de campo, la distancia focal o la sensibilidad ISO

❍ Deep Sea

Una relación de todos los seres vivos que encontrarás en el océano y a qué profundidad. Spoiler alert: Yo no pude terminarlo, tuve que volver al mundo real y aún seguía habiendo bichos ahí abajo.


🌱 En el Jardín

❧ Semillas mentales en distintos estados de germinación

A la hora de tomar notas, no deberíamos hacerlo pensando en resolver preguntas, sino en cómo estas notas nos pueden ayudar a platearnos más cuestiones, a ampliar nuestra idea sobre las cosas, a contradecir lo que ya sabemos para aumentar su complejidad.


Tiempo en escribir esta newsletter: 4 horas
Foto de cabecera: Zero Take